La primera jornada del Papa Francisco en Chile

 

El Papa Francisco inicio el día de ayer Martes oficialmente su agenda apostólica en nuestro país.
La jornada inicio con la visita de Estado a la Presidente Michelle Bachelet en el palacio de la Moneda, donde fue recibido con los honores correspondientes a los jefes de Estado visitantes, luego de ello en el encuentro con todo el cuerpo diplomático en el patio de los naranjos el pontífice pidió perdón por los abusos sexuales cometidos por parte de sacerdotes con las siguientes palabras: “Y aquí no puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”, dijo y señaló que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas.

Al finalizar la visita en La Moneda, Francisco se dirigió a oficiar la eucaristía al Parque O’higgins siendo recibido por mas de 400.000 mil feligreses venidos de todas partes del país y tambien extranjeros, entre ellos, sacerdotes, religiosas, comunidades Cristianas y jóvenes quienes acompañaron al Papa desde su llegada en el papa móvil. En la misa que tenia como centro orar por la paz y la justicia, su homilía la condujo orientada en las Bienaventuranzas evocando al cardenal Raul Silva Henriquez  y al P. Alberto Hutado: “No puedo dejar de evocar a ese gran pastor que tuvo Santiago cuando en un Te Deum decía: “Si quieres la paz, trabaja por la justicia. Y si alguien nos pregunta: ¿Qué es la justicia? o si acaso consiste solamente en no robar, le diremos que existe otra justicia: la que exige que cada hombre sea tratado como hombre». El padre Hurtado decía: “Está muy bien no hacer el mal, pero está muy mal no hacer el bien”.

Así y luego de una mañana de compartir con distintos peregrinos, su agenda prosiguió en la tarde donde visito la cárcel femenina de Santiago, pudiendo conocer la realidad de las internas de ese penitenciario quedando profundamente conmovido, por lo que su discurso al dirigirse a mujeres que habían cometido delito estuvo marcado por las palabras de esperanza, dignidad, madre e hijo: “Ninguno de nosotros es cosa, todos somos personas. No nos dejemos cosificar(…) No soy un número, no soy el detenido número de tal (…) Ser privado de libertad no es lo mismo que estar privado de dignidad. La dignidad no se toca a nadie, se cuida, se custodia, se acaricia. Nadie puede ser privado de la dignidad”.

Finalizada su visita a la penitenciaria de mujeres tomo rumbo a la catedral de Santiago en su papa móvil  donde sostuvo un encuentro con seminaristas, sacerdotes, religiosas, diáconos y obispos de la iglesia Chilena así su mensaje para los pastores de la iglesia tuvo énfasis en “buscar fuerza en Cristo Jesús para una vocación no desde a selfie sino una foto con el otro”

Finalmente se dirigió al Santuario del padre Alberto Hurtado, allí mantuvo una reunión privada con la comunidad Jesuita de Chile para luego compartir un emocionante encuentro enfatizado en el los mas pobres  y con aquellos que son parte del Hogar de Cristo. finalizado el encuentro el Santo Padre se fue a la nunciat

Show More

Related Articles

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close