NacionalTecnologia

Astrónomos en Chile descubren la danza de una estrella que da la razón a Einstein

La galaxia NGC 1365, también conocida como la Gran Galaxia Espiral Barrada, se ve en una imagen que combina observaciones realizadas a través de tres filtros diferentes con el telescopio danés de 1,5 metros en el Observatorio ESO en Chile.

“Este resultado tan buscado fue posible gracias a las mediciones, cada vez más precisas, llevadas a cabo a lo largo de casi 30 años”, dijo el observatorio en un comunicado.

Astrónomos en Chile que utilizan uno de los telescopios más grandes del mundo detectaron una estrella “bailando” alrededor de un agujero negro en la Vía Láctea con una trayectoria que se mueve tal como predijo la teoría de Albert Einstein hace un siglo.

Publicada en 1915, la teoría general de la relatividad es una base de la física moderna. Durante mucho tiempo ha ayudado a los científicos a comprender las fuerzas de la gravedad.

Pero el anuncio del jueves del Observatorio Europeo Austral (ESO), un grupo intergubernamental de astrónomos europeos que opera en Chile, demuestra que la teoría se aplica incluso a una estrella a unos 26.000 años luz del Sol.

Casi 30 años de mediciones, dijeron los científicos de ESO en un comunicado, les permitieron seguir a la estrella mientras trazaba una órbita en forma de rosetón alrededor del agujero negro “supermasivo” que está en el centro de la Vía Láctea.

Su descubrimiento demostró que Einstein, y no su predecesor Isaac Newton, tenía razón. Newton creía que se desplazaría en un patrón similar a una elipse.

“Este resultado tan buscado fue posible gracias a las mediciones, cada vez más precisas, llevadas a cabo a lo largo de casi 30 años, lo que ha permitido a los científicos desbloquear los misterios del gigante que acecha en el corazón de nuestra galaxia”, dijo el observatorio en un comunicado.

El descubrimiento también proporciona más evidencia sobre la existencia del agujero negro Sagitario A*, que se cree que tiene 4 millones de veces la masa del Sol, según el comunicado.

El estudio se realizó con el Very Large Telescope (VLT) de ESO, ubicado a unos 2.700 metros sobre el nivel del mar en el vasto y escasamente poblado desierto de Atacama en el norte de Chile, donde los cielos limpios y secos gran parte del año son ideales para la observación astronómica.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *