Hospital de San Javier desarrolla inédito programa de rehabilitación pulmonar

Juan Carlos Abarza, de 58 años, vivió un largo proceso de idas y venidas a los servicios de urgencias y meses de hospitalizaciones, por una enfermedad pulmonar crónica de base, que desencadenó en una atelectasia, que tuvo uno de sus pulmones al borde del colapso. 

“Llegué a fumar más de dos cajetillas y medias de cigarros diarias y llegó el momento en que mis pulmones colapsaron. Estuve grave en la UCI y evidentemente me quedaron secuelas y claro, ahora digo, para qué fumé”, relata. 

Actualmente Juan Carlos, es parte de un nuevo Programa de Rehabilitación Pulmonar que desarrolla la Unidad de Kinesiología del Hospital de San Javier, orientado a pacientes que padecen de una Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

“El objetivo es mejorar tanto la condición clínica y funcional del paciente, ya sea para que disminuyan su carga de esfuerzo o de disnea (falta de aire) y que puedan ser independientes en las cosas que hacen. En otras palabras, buscamos que puedan mejorar su condición de vida”, explican desde el equipo kinésico del programa. 

Según explican los profesionales, este tipo de patologías mantienen a los pacientes cansados y fatigados en los quehaceres de su vida diaria, por lo que, mediante el entrenamiento, tanto de musculatura inspiratoria, de extremidades y de equilibrio, se busca mejorar el día a día de los pacientes. 

Atención complementaria

Actualmente el Programa de Rehabilitación Pulmonar del Hospital de San Javier lo integran 4 pacientes broncopulmonares, quienes deben cumplir con un mínimo de 26 sesiones, luego que un médico internista lo derive y autorice. 

María Morán también es parte de la iniciativa y luego de años de fumadora, por primera vez siente que puede ganarle a su adicción y poder hacer una vida más normal. “Antes no podía hacer el aseo de la casa sin parar a cada rato. No lograba caminar una cuadra sin cansarme. Ahora ya puedo caminar hasta dos y me siento bien. Incluso he aminorado el consumo del cigarrillo, lo he promediado y estoy en siete diarios, de los 20 que fumaba”. 

Esta sensación de bienestar es compartida por Juan Carlos, quien puntualmente llega a cada sesión que es citado. “Es un cambio notorio en cuanto al esfuerzo físico. Nos han ido aumentando los ejercicios mediante pasan las sesiones. Hemos ido pasando etapa por etapa, subiendo los esfuerzos y eso para nosotros es una ganancia inimaginable”, explica. 

“Generalmente el tabaco es el gran culpable, la mayoría fueron o son fumadores, y por lo mismo, el programa también tiene contemplado educar al paciente, para que a medida que van avanzando, sean ellos mismos quienes decidan tener un cambio en su vida, comenzando con dejar el cigarro”, concluyen desde el equipo de especialistas. 

Show More

Related Articles

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *