Pymes madereras de Maule lanzan iniciativa para prevenir comercio ilegal de madera

Se trata de un Sistema de Origen y Trazabilidad de la Madera, que permite conocer el origen y trayectoria de la madera que se extrae de un bosque hasta su destino final.

Un total de 23 pymes forestales y madereras de Maule, que voluntariamente ya han adherido al programa, presentaron en Constitución un moderno sistema de Origen y Trazabilidad de la Madera que permite conocer el origen, recorrido y destino de la madera que se extrae de un bosque, con el fin de ayudar a reducir el robo y tráfico ilegal de madera, delito creciente en Chile y que anualmente deja pérdidas por más de 70 millones de dólares y que se ha intensificado en los últimos años.

La iniciativa va acompañada de una campaña de difusión denominada “Buena Madera, confiable desde su origen”, que busca que los consumidores ya sea de troncos o madera procesada, para venta en retail, abastecimiento de plantas industriales, construcción, consumo hogareño o reparaciones de viviendas, puedan conocer el origen de lo que compran y prefieran madera de origen conocido y legal.

El sistema es impulsado por seis gremios forestales: la Asociación Chilena de Biomasa, AChBIOM; la Asociación Gremial de Pequeños y Medianos Industriales de la Madera, Pymemad; la Asociación de Contratistas Forestales, Acoforag; el Colegio de Ingenieros Forestales de Chile, Cifag, la Asociación de Propietarios de Bosque Nativo, Aprobosque; y la Corporación Chilena de la Madera, Corma, quienes decidieron hacer un esfuerzo colaborativo para implementar el sistema y plasmarlo en un manual de buenas prácticas para quienes se dedican a la compra y producción de madera.

El presidente de Corma Maule y O´Higgins, Lautaro Opazo, dijo que este programa ha nacido para ayudar a mitigar el problema del robo de madera que afecta a casi un tercio de las comunas del país y este sistema tiene la virtud que ha nacido a partir de los propios empresarios, agrupados en los distintos gremios vinculados a la actividad maderera en Chile. Es un plan inédito, virtuoso y que pretende ser muy efectivo. Agradezco el patrocinio de instituciones públicas que nos fiscalizan, como Conaf y el Servicio de Impuestos Internos, por el apoyo colaborativo en el proceso”.

Agregó que “esta campaña nos permitirá igualar la cancha en el sentido de la transparencia y ser competitivos desde un principio con los instrumentos que corresponden”.

A su vez, el presidente de AChBIOM, Rodrigo O’Ryan, que siguió en forma digital la ceremonia, expresó que “queremos eliminar el robo de madera, porque atenta contra la seguridad de las personas y tiene un impacto ambiental importante y también económico. Como sector forestal, queremos ir implementando cada vez más herramientas para dar un uso sostenible y eficiente al bosque, con la vista puesta en generar un mundo verde donde todo pueda provenir desde fuentes renovables”.

El fiscal jefe de Constitución y Empedrado, Alexie Crisóstomo Muñoz, manifestó que “es digno de destacar el esfuerzo que están haciendo las pequeñas empresas para poder ayudar a la erradicación del robo de la madera. Creo que es una buena forma para poder evitar el origen irregular del producto, porque en las zonas rurales las policías no pueden estar en todas partes, entonces si hay una iniciativa de parte de los propios productores de indicar el origen de la madera y darle la trazabilidad posteriormente, es un buen camino”.

Escenario país

En Chile hay 23 mil propietarios de bosques productivos, 90 mil propietarios de bosque nativo y 19 mil empresas que operan en la actividad forestal, y que generan fuentes de trabajo para más de 300 mil personas.

El presidente Nacional del Colegio de Ingenieros Forestales, Roberto Cornejo, expresó que “esta campaña es muy importante ya que se está haciendo un tremendo daño con el robo indiscriminado de millones de dólares que están siendo afectado a pequeños productores, compradores y grandes empresas, por lo que es un muy buen camino y esperamos que podamos disminuir este grave problema”.

Por su parte, el presidente regional de Pymemad, Hernán Muñoz, sostuvo que “este es un tremendo esfuerzo del sector privado forestal y maderero, porque estamos viendo actualmente un gran flujo de madera ilegal en el país, ya que hay un profundo abandono del Estado en el sur de Chile, que se originó hace años con el término del fomento forestal y que se potencia con la violencia rural descontrolada actual. Por eso hemos tenido que actuar con urgencia con los medios que tenemos frente a este grave problema y hacer un poco el trabajo que el Estado chileno no quiere hacer hace años”.

A la fecha, ya han adherido al Sistema “Buena Madera, confiable desde su origen” un total de 67 empresas pymes, medianas y grandes, que en conjunto representan el 70% de la madera que se comercializa anualmente en el país y que incluye a la industria del retail (Sodimac). Para la implementación del sistema, también se ha contado con la colaboración de Conaf y del Servicio de Impuestos Internos, SII.

“Esta campaña para nuestra empresa es fundamental, en especial para dar tranquilidad a nuestros clientes y desde el día uno cuando nos invitaron a sentarnos a la mesa con Corma estuvimos disponibles y súper entusiastas de impulsar estas buenas prácticas y la buena madera en nuestras tiendas”, expresó el jefe de Línea de Madera Sodimac, Luis Guevara.

CÓMO OPERA EL SISTEMA DE TRAZABILIDAD

Este sistema consta de seis etapas que toda empresa o persona debe cumplir al momento de comprar un bosque para cosechar.

Primera etapa:

Análisis predial: Todo comienza cuando una persona o una empresa quiere comprar o le ofrecen madera, para lo cual se requiere información confiable del origen o del predio. En esta etapa es clave contar con información predial (volumen, especie, edad, etc.) como requisito para perfeccionar la compra de la madera.

Segunda etapa:

Compra de Madera: Una vez materializada la compra de madera, se inicia el control de trazabilidad comenzando con el transporte, dejando registro e información de la operación de compra y venta realizada. Aquí se habilitan los proveedores, los transportistas, conductores, volúmenes, lugares específicos de carga y lugar específico del destino, entre otros.

Tercera etapa:

Carga y Transporte: Una vez identificado el origen comienza la carga y transporte de la madera comprada. El ciclo de carga tiene una secuencia de fotografías, tiempos de carguío y georreferencia del lugar específico para realizar esta carga, incorporando mediciones que advertirán en qué condiciones está llegando la madera a destino.

Cuarta etapa:

Monitoreo: Aquí se agrega la información de cada origen, de la carga y transporte, y la disponibiliza al “destino” antes que el camión llegue, así se advierte y alerta de forma temprana si un camión no cumple con el protocolo o rompe la cadena de control descrita, documentando esta situación al comprador de la madera.

Quinta etapa:

Recepción y descarga: De acuerdo al monitoreo y alertas emitidas se podrá hacer o no la recepción de la madera y la descarga en el destino especificado.

Sexta etapa:

Cliente final: Debemos proveer información trazable para una compra responsable de los productos madereros.

Artículos relacionados

Back to top button

Adblock Detectado

Porfavor desabilita el plugin para el bloqueo de publicidad para nuestro sitio