Internacional

Yoshihide Suga reemplaza a Abe como primer ministro de Japón

El parlamento de Japón eligió el miércoles a Yoshihide Suga como primer ministro, sustituyendo a Shinzo Abe, después de haber sido elegido líder del partido gobernante a comienzo de esta semana.

Abe renunció antes en el día por problemas de salud. Suga, que había ejercido de secretario de gabinete en el gobierno de Abe, presentará su ejecutivo más tarde el miércoles.

El nuevo primer ministro japonés hizo hincapié en sus orígenes, como hijo de un agricultor y político hecho a sí mismo, y prometió servir a los intereses de la gente de a pie y de las comunidades rurales.

Suga dijo que continuará las políticas inacabadas de su predecesor y que sus principales prioridades serán la lucha contra el coronavirus y recuperar una economía sacudida por la pandemia.

Antes de que la sucesión fuese oficial, Abe manifestó que como legislador respaldará al gobierno de Suga y dio las gracias a la población por su compresión y el fuerte respaldo al próximo ejecutivo.

“Me dediqué en cuerpo y alma a la recuperación económica y a la diplomacia para proteger los intereses nacionales de Japón todos los días desde que regresamos al poder”, dijo Abe a los reporteros en su oficina antes de su última reunión de gabinete. “Durante este tiempo, pude atajar varios desafíos junto a la gente, y estoy orgulloso de mí mismo”.

Abe, de 65 años, padece colitis ulcerosa y su tratamiento actual requiere inyecciones intravenosas. El mes pasado dijo que su estado había mejorado, pero que decidió renunciar por el tratamiento que sigue y la debilidad física.

Suga, que no pertenece a ninguna rama del partido y se opone al faccionalismo, se presenta como un reformista que acabará con los intereses y las normas que obstaculizan las reformas. Además, afirmó que establecerá una nueva agencia gubernamental para acelerar la transformación digital del país.

Ahora tiene por delante retos como las relaciones con China en medio de las acciones en el disputado Mar de la China Oriental, y el futuro de los Juegos Olímpicos de Tokio, demorados hasta el próximo verano por el coronavirus.

Artículos relacionados

Back to top button